Etorkintza

Depresión, apatía, ansiedad y agitación, trastornos frecuentes del enfermo de Alzheimer

Nov 06, 13 Depresión, apatía, ansiedad y agitación, trastornos frecuentes del enfermo de Alzheimer

La depresión, apatía, ansiedad y agitación son los trastornos frecuentes que sufren los enfermos de Alzheimer y que a la hora de abordarlo enredan el trabajo del especialista, según muestra el ‘Manual de Consulta para Precauciones y Familiares’ ejecutado por galenos de familia, neurólogos, geriatras, farmacéuticos y cuidadores de pacientes con Alzheimer, pertenecientes al proyecto kNOW Alzheimer.

Se trata de una enfermedad que afecta a entre 500.000 y 800.000 personas en España y que, tal y como revive el análisis, se manifiesta de forma diferente en los pacientes. De todas maneras, el estado de un mismo paciente puede variar en un mismo día, tanto en lo que se refiere a los déficits cognitivos como a las alteraciones psicológicas y de comportamiento.

Por este motivo, el abordaje médico a estos pacientes suele ser enredado. En este sentido, otro de los manuales elaborados por el proyecto kNOW Alzheimer, titulado ‘Manual de Consulta para Médicos de Atención Primaria’, dirigido por los doctores de Atención Primaria Enrique Arrieta y Juan José Gomáriz y la neuróloga Rosa María Rodríguez, reseña que los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia son técnicos, dado que están influenciados por la personalidad anticipada del paciente y la interacción con el medio ambiente.

Además, estos síntomas pueden aparecer en cualquier fase de la enfermedad, siendo la apatía, depresión y ansiedad los síntomas propios de las fases iniciales; los trastornos del deseo, las conductas de desinhibición alimentaria y sexual y el detrimento de las actividades instrumentales de la vida diaria propios de las fases moderadas; y los delirios, imaginaciones y agitación de las fases más adelantadas.

Como consecuencia de la variabilidad de síntomas, los profesionales involucrados en el proyecto han elaborado un análisis específico para los galenos de familia, por ser la ‘puerta de ingresada’ al Sistema Nacional de Salud (SNS), con el fin de que descubran cuáles son los tratamientos más ajustados para los pacientes en función de los síntomas que revelan.

“El Alzheimer es una enfermedad progresiva y no tiene tratamientos curativos, Pese que sí paliativos. Por esto, es enormemente trasendente que los galenos de Atención Primaria sean aptos de identificar cuánto antes los trastornos psicológicos y cognitivos ya que son subrayadores de que el paciente puede sufrir esta patología”, ha detallado puntualmente a Europa Press el coordinador del Grupo de Trabajo de Demencias de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y uno de los responsables del manual, Enrique Arrieta.

En este sentido, el especialista ha recordado los enredaciones que tienen estos profesionales a la hora de derivar a los enfermos a los especialistas debido a, según ha insistido, la disparidad de trastornos que pueden aparecer y a la dificultad por identificar eselos que sean subrayadores de la presencia de la enfermedad.

En concreto, en el caso de la agitación que, aledaño con los síntomas psicóticos es uno de los síntomas más frecuentes en las demencias, el manual aconseja evaluar ajustadamente la circunstancia antes de prescribir un fármaco y, al mismo tiempo, desechar factibles causas médicas de la agitación como, por dechado, dolor, infecciones, retención urinaria o efectos secundarios de los fármacos.

Y es que, así mismo pueden existir otras causas que provoquen agitación en el paciente como giros de domicilio, en el entorno o en los cuidadores, situaciones de hiperstimulación ante las que el paciente con procedimientos cognitivos recortados responde con agitación o agresividad. Así, el manual aconseja identificar estas situaciones con el objetivo de impedir la toma de medicación y, por el contrario, ejecutar muy sencillas giros en la vida diaria del paciente.

Ahora bien, en el caso en el que la agitación deba ser tratada con fármacos, los antipsicóticos, fundamentalmente los atípicos o de segunda creación, son los ideals con eficacia demostrada. En este punto, la risoerudiona es el ideal que cuenta con la subrayación autorizada. “En los mayores de 75 años es ineludible el visado de inspección para su prescripción, subrayando en el análisis los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia con agitación, que no responden a acciones no farmacológicas”, informa el manual.

Tratamientos contra la depresión y la apatía

Respecto a los tratamientos para tratar la depresión, presente hasta en el 49 por ciento de los pacientes, el análisis asegura que las terapias no farmacológicas, tales como reminiscencia, musicoterapia y ejercicio, son “útiles” para tratar. No obstante, añade que los antidepresivos son así mismo eficaces y revive que en los enfermos de Alzheimer los tratamientos con estos fármacos suelen ser más cortos que en pacientes que no padecen demencia.

“No hay interacciones simbolizativas entre los antidepresivos y los inhibidores de la colinesterasa o memantina, lo que deja una prescripción combinada con buen margen de salvaguardia. De todas maneras, se aconseja el tratamiento con inhibidores de la acetilcolinesterasa en pacientes con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada para el manejo de las manifestaciones conductuales”, sostienen los especialistas.

Dicho esto, los doctores informan que los antidepresivos más recomendables son la sertralina, el citalopram y el escitalopram, a las dosis de costumbrees. no obstante, refutan la utilización de antidepresivos tricíclicos por sus efectos adversos y por empeorar la función cognitiva.

Por otra parte, la apatía es el síntoma más frecuente de estos pacientes, ya que correlaciona con las pérdidas funcionales y cognitivas y se manifiesta con la falta de provecho o motivación por lo que sucede en el entorno. En este sentido, las acciones generales para su manejo abarcan la estimulación y presencia en actividades, en el marcha y en las conversaciones.

También es trasendente estimar si la disminución del provecho y de la ejecutación de actividades por parte del paciente no se debe a una reacción personal ante delimitados giros en el entorno o de los cuidadores. Un hecho que, a juicio de los especialistas, es una conducta que “hay que respetar”.

En el caso en el que necesite tratamiento farmacológico, el manual establece que los fármacos inhibidores de la acetilcolinesterasa disminuye la irrupción de la apatía, así mismo de otros síntomas como las imaginaciones o la hiperactividad. “En pacientes con apatía trasendente pueden utilizarse otros fármacos como el metilfenidato o el bupropión”, apostillan los especialistas.

Respecto a la forma en la que los galenos pueden respaldar a la familia de un paciente que revela estos síntomas, los especialistas subrayan la importancia de que se les aporte información, “lo más enteramente completa factible”, sobre estos síntomas y el simbolizado que pueden tener en el paciente.

“Hay que estimar cuidadosamente con los familiares en qué instante del día aparecen los síntomas, en qué situaciones, y analizar qué sucede antes y, así mismo, qué sucede en seguida. En tal sentido podemos identificar desencadenantes de las conductas problemáticas, o así mismo formas de reaccionar a las mismas que refuerzan esa conducta, y en función de esto hacer las modificaciones convenientes”, asevera el manual.

Otra recomendación que ejecutan los especialistas a los galenos es que enseñen a los ciudadores a utilizar un estilo de información con los pacientes que implique terapéutico. “Discutir con un enfermo con detrimento cognitivo, o tratar de modificar de parecerle de que no tiene motivación solamente conduce a agigantar la tensión y hacer más fácil la repetición de síntomas. Una información clara y directa, que ayude al paciente a orientarse en lugar de plantearle retos va a ser de gran respalda”, zanjan los especialistas.

Vía: www.pysnnoticias.com

7 Comentarios

  1. ivelisse /

    Ami meda agitacion frcuente. Nerviosimo despresion. Taqui cardia. Tengo 8 año sufriendo. Fui a un siquiatra a lo primero me receto pastilla para la alta tension. Y no me Asia nada. Luego me canbio la pastilla u mereceto. Anti despresibo. Y me tuve al morir con esa pastilla. Ya. Jayo k acer estoy deseperada

    • David Vitores /

      Hola Ivelisse:
      Desde el blog entendemos lo que puedes estar pasando. Los trastornos en personas cuidadora son muy frecuentes debido a la falta de apoyo institucional y la sobrecarga de trabajo, como comentaba el artículo. Con ello, te animamos a que te pongas en contacto con los servicios de salud especializados que te correspondan (médico de familia, psiquiatra, psicólogo clínico..). Es imprescindible tu salud para poder ejercer un cuidado adecuado a otra persona.
      Un saludo.

  2. Mariana /

    Hola. Mi mamá tiene alzheimer diagnosticada y medicada. Esta en la etapa intensiva de la enfermedad. Se encuentra depresiva, apática, sin ganas de comer. A bajado de peso. Que medicación hay para eso?

    • David Vitores /

      Hola Mariana,

      Lo mejor que puedes hacer es ponerte en contacto con el servicio de salud que esté atendiendo la enfermedad de tu madre. Una vez allí, coméntales qué sintomatología presenta y qué medicación es la más adecuada para tratarla.

      Un saludo y ánimo.

  3. Carmita perez /

    Bendiciones ….exelente ayuda con toda esta informacion les rogaria mantenernos actualizados es de gran ayuda para nosotros los cuidadores …

  4. Catalina castellanos cervantes /

    Buen dia mi madre padece esa enfermedad vive en guadalajara y esta atendida pir un Gran Especialista en esta tiene alrededor de 10 años con ella ha estado bastante controlada si no es q bien le proporciono el nombre del DR CARLOS ZUÑIGA RAMIREZ

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: